Cibercharlas ¿Exponer sin matar de aburrimiento?

Si hay algo que le gusta a un apasionado de la ciberseguridad, después de trastear, es que le cuenten cosas nuevas. Ideas, desarrollos, proyectos, todo lo que consiga despertar aún más la curiosidad, y establecer nuevos caminos para aprender.

Estos días, y con la resaca de la RootedCON aún presente, he podido llegar a una conclusión que tenía cada vez más clara: tan importante es desarrollar y obtener nuevos conocimientos, como saber contarlos.

Así que pongámonos en situación, eres uno de los fucking master de la Ciberseguridad, y acabas de descubrir una nueva vulnerabilidad, has desarrollado una herramienta, o has conseguido hackear tu tostadora, y ahora llega el momento de contarlo, llega el momento de… LA CHARLA – “CiberCharlas”.

Las slides – Cibercharlas

Ya tienes esas 20 o 30 slides en blanco listas para ser rellenadas, pero lo primero es lo primero: elegir el nombre.

Es lo primero que leerán los asistentes y en algunas ocasiones lo que determinará si acuden a tu charla o no. Un nombre demasiado técnico hará saltar la pelmazo alert. Debe ser algo que introduzca el tema de la charla, pero llamativo, por ejemplo un juego de palabras con alguna frase famosa (como el nombre de cierto blog…).

Ya con el nombre elegido y la motivación al 107% llega el momento de preparar las diapositivas. Pocos proyectos habrá que no lleven consigo un buen puñado de código, cuando no son cientos de líneas, pero recuerda, necesitas algo que se entienda rápidamente con un vistazo a la slide. Ojo, el código no está prohibido, pero siempre con cosas muy concretas, y resaltando lo más característico.

securityiscoming - cibercharlas
securityiscoming – cibercharlas

No olvides que en cuanto el asistente saque el móvil y baje la mirada, estás perdido, y aquí tiraré de refranero: mejor muchos pocos, que pocos muchos. Si dejas una diapositiva fija mientras das la chapa 15 minutos comenzarás a ver sincronismo en los bostezos. Mejor más diapositivas con contenido muy concreto y que cambien cada poco, es decir, dinamismo. Ya sabes, captar la atención es lo más importante, y para esto, algo que nunca falla (redobles por favor) son los memes. Un meme de vez en cuando hará que la gente desconecte de lo técnico y se haga todo más ameno. Si ya eres bueno con los chistes y sueltas alguno, los tendrás ganados (pero solo si eres bueno), si no, siempre te puede venir bien una anécdota.

El directo – Cibercharlas

 Ya tienes tu portátil, con tu pendrive, con tu presentación impresa en A3, en rollo de pergamino por si algo falla, y hasta le has dado un prometer a tu colega de la primera fila. Llega el momento de la puesta en escena. Si es tu primera vez (que romántico), lo más probable es que tengas la boca cual corcho a la tercera palabra, eso si es que consigues decir la tercera palabra de seguido. No pasa nada, repito, no pasa nada. Una botella de agua será tu mejor aliada, beber durante la presentación te ayudará frenar un poco y a quitarte nervios. Y por último (y obvio) es importante que sepas lo que vas a contar, lo que se traduce en tratar de ensayar tu exposición, lo que se traduce en: Prohibido dar la espalda a la gente y leer tus diapositivas (como mucho un vistazo de reojo para seguir el hilo ;). Ensayar la presentación también te salvará del eterno problema: la falta de tiempo. Si te toca meter 5ª a mitad de la exposición, lo más probable es que los asistentes acaben perdiendo el hilo.

Demo time – Cibercharlas

A veces Demo time se podría traducir en: como cagarla al final. Ya has contado todo, mantienes tu nivel de hidratación y llega el momento de demostrar que lo que has dicho es verdad. Es innegable que una presentación en caliente es el ingrediente perfecto para conseguir que los asistentes acaben pidiéndote selfies, pero ojo, solo si estás al 85% seguro de que va a funcionar. Por muchas veces que lo hayas anunciado mientras preparas la demostración, siempre queda peor si acaba fallando, se pierde credibilidad y aparecen esos segundos que para ti son horas en los que miras tu ordenador rezando para que arranque el script. Si no estás seguro de que funcione, siempre puedes añadir eso de “Bueno, iba a mostrároslo en directo, pero por tiempo mejor os pongo el vídeo….”.

Al final, tanto si haces una cosa como la otra, el vídeo en el que todo funciona es obligatorio. Una musiquilla de fondo siempre te ayudará a evitar esos silencios incómodos mientras realizas tu explicación (de nada).

Ronda de preguntas – Cibercharlas

securityiscoming - cibercharlas
securityiscoming – cibercharlas

!Shield Wall, llega la ronda de preguntas! Se empiezan a levantar las manos, y alguno ya tiene su escopeta (o su M16) cargada. Una cosa que hay que tener clara es que tu sabes sobre tu proyecto, pero no eres todopoderoso. Siempre será mejor responder con humildad si algo no lo sabes o no lo tienes del todo claro, que tratar de parecer más listo de lo que eres y llevarte un zasca importante.

Como es lógico, esto no son los 10 mandamientos de las charlas, y cada exposición habrá que adaptarla al tipo de público al que va dirigido tanto nivel técnico, lenguaje etc, pero estos consejos si que servirán para un buen puñado de mortales.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *