Hoy en día casi todas las empresas tienen una página web para ofrecer sus productos o servicios, promocionarse, o simplemente para tener una forma para que la gente les contacte. Aunque doy por hecho que todos los lectores de esta entrada que administran una página web usan el protocolo HTTPS (y si no, ya estáis